jueves, 17 de julio de 2014

Este personaje habla de forma especial porque...

A las buenas. Hace poco oía a maese Zak decir por ahí (parafraseo) que el interés que los jugadores muestran hacia un PNJ suele estar en proporción directa con el tiempo que uno dedica a trabajar su forma de hablar y su acento. Como en buena medida estoy de acuerdo (siempre caigo en el error de no hacer caso), he hecho una lista de 50 cosas que podrían hacer más memorable la forma de hablar de un personaje. Espero que nadie se ofenda, cualquier coincidencia con personas o acontecimientos reales es pura coincidencia. Usadla con salud.

Aparte, que si pasáis de buscar un dado de 50 caras (???¿??¿¿), aquí tenéis un botón que os escoge una al azar de las cincuenta:



1. Suelta más palabrotas que un marinero borracho.
2. Habla tan lento que es una tortura.
3. No deja de hablar de forma relamida.
4. A menudo tiene que parar a tomar aire.
5. Empieza sus frases con la misma coletilla.
6. Termina sus frases con la misma coletilla.
7. Interrumpe sus frases con la misma coletilla.
8. Usa la misma palabra para definir indistintamente cosas buenas, malas o grandes/pequeñas.
9. Siempre que puede, sus frases son preguntas.
10. Nunca responde directamente a nada y presionarlo no ayuda.
11. Nunca llama a nadie por su nombre propio, se inventa apodos ofensivos.
12. Habla tan rápido que no se le entiende nada.
13. Siempre se le están olvidando palabras y se para a pensarlas o pide ayuda.
14. Siempre se le están olvidando palabras y las sustituye por otras que suenan parecido.
15. Siempre se le están olvidando palabras y las sustituye por "un esto" o "el esto".
16. Tiene un acento ligeramente extranjero.
17. Tiene un acento extranjero bastante marcado.
18. Intenta hablar con horribles pareados.
19. Su voz es hilarantemente grave.
20. Su voz es hilaramentente aguda.
21. Su voz suena como si tuviera la nariz tapada.
22. Dice "por favor", "gracias" y "perdón" continuamente aunque no haga la menor falta.
23. Siempre habla con la mayor educación y respeto, incluso con su familia.
24. No para de hablar hasta que ha dicho todo lo que tiene que decir, pase lo que pase.
25. Para continuamente, incluso a mitad de frase, por si alguien quiere hablar. Para inmediatamente si alguien le interrumpe.
26. Siempre interrumpe a los demás, aunque sea solo para decir una palabra o dos.
27. No sabe pronunciar bien cierto sonido y lo confunde con otro. No tiene ni idea de que lo hace mal.
28. A menudo parece que en realidad se habla a sí mismo. De hecho sí habla solo a menudo.
29. Finje un acento extranjero para hacerse el interesante e importante.
30. Su forma de describir cosas es mediante onomatopeyas y gestos.
31. Hace un sonido característico antes de hablar: "eeeh", tragar saliva, chasquear la lengua, soltar una risilla nerviosa, sorber...
32. No habla en absoluto, sus gestos son muy expresivos.
33. Intenta decir lo mínimo posible. Sobre todo "sí", "no", "bien" y "mal". Los verbos le son totalmente ajenos.
34. Dequeísmo extremo. "Yo lo de que digo es de que no podemos seguir así, de que tenemos de que hacer algo".
35. No parará de hablar hasta que se presente una amenaza creíble.
36. Intenta meter un único tema en cualquier conversación.
37. Se queja constantemente de pequeñas molestias físicas, como dolor de muelas o agujetas.
38. Es bastante duro de oído, básicamente se monta sus propias conversaciones.
39. Siempre dice refranes y dichos.
40. Comienza a hablar repitiendo lo que otro acabe de decir.
41. Deja sus frases a medias. Si hay otro posible interlocutor, empieza a hablar con él como si nada.
42. Habla como Yoda, se la repampinfla la sintaxis.
43. Habla siempre en tercera persona del singular. "Nosotros sabe lo que tú quiere saber".
44. Habla muy alto.
45. Habla muy bajo.
46. Hablar le pone nervioso. Lo hace rápido y bajo para terminar cuanto antes.
47. Intenta usar palabras muy largas y pedantes, sobre todo si son neologismos o extranjerismos. No duda en fabricarlas él.
48. Cambia continua y aleatoriamente de tema, es imposible mantener un diálogo lineal con él.
49. Cree que el diálogo debe ser un sistema perfecto en el que todo el mundo se ciña a un tema escogido previamente y se atengan a turnos de palabra ordenados con un tiempo concreto.
50. Hace falta habilidad para entender qué demonios está diciendo.

Gracias por leerme. Valmar Cerenor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...