martes, 13 de agosto de 2013

La campaña de Dhyana (7)

Esta vez seré breve y empezaré por el final. A quien quiera que haya seguido con interés los constantes infortunios de Dhyana (por lo que yo sé, solo una persona y ya está enterada), quizá le interese saber que las Islas de los Lagartos son feroces y no perdonan ni siquiera a los protagonistas.

Después de abandonar el monasterio de los hombres piraña con información de cómo llegar hasta unas islas habitadas por humanos, la tripulación del capitán Tattaglia se dirigió hacia allí. Encontraron una cabeza flotando con un misterioso mensaje por el camino. Una vez en la isla un hombre murió mientras peinaban la zona atacado por un dinosaurio al que dieron matarile. Descubrieron a los humanos a los que se referían los hombres piraña y ellos a los nuestros también. Como era obvio que no traían buenas intenciones, volvieron a sus canoas y pusieron pies en polvorosa hasta una isla vecina, donde se escondieron. Viendo que de ahí no iban a sacar demasiado, decidieron volver hasta el monasterio dando un rodeo hacia el sur, llegando hasta una gran costa.

La seguían hacia el oeste cuando una sombra empezó a rodear la canoa [tirada para decidir cuál] donde iban Dhyana y los suyos. Unos tentáculos subieron por la borda y Dhyana decidió apuñalarlos, haciendo que ellos y su dueño subacuático se agitaran violentamente, esto hizo que [tirada por cada uno de los cinco ocupantes] Fenrir el tigre negro de Dhyana cayese al agua.

Ella, por supuesto, fue detrás y se interpuso entre él y la extraña serpiente marina con tentáculos en la cabeza que quería convertirlo en su almuerzo. Por desgracia una serie de tiradas poco afortunadas hizo que Dhyana acabase con los dos brazos atrapados y con la serpientáculo mordisqueándole el torso. Entre tanto Paolo había saltado al agua y [tirada], con las prisas, no vio a Dhyana y fue directo a salvar a Fenrir. En el siguiente turno las cosas no parecían mejorar cuando Dhyana obtuvo una buena tirada de Mano Helada y Vhrurru bajó hasta el fondo para arrearle a la serpientáculo con su maza. Ahora la elfa estaba libre y tenía oxígeno extra (entregado boca a boca por el semigul), pero tenían que volver hasta arriba. Lo consiguieron, pero surgió una complicación y Dhyana quedó inconsciente. Entonces el director cogió 1d6 (o más bien lo escribió en su programa de hacer tiradas) y dijo "si sale un 1, Dhyana muere por la pérdida de sangre". Un 1. Se desangró en la canoa, sus heridas eran demasiado graves y no pudieron hacer nada más que ir a la costa y enterrarla cerca de la jungla. Es lo más cerca que estará de los bosques donde nació y a los que siempre quiso volver.

R. I. P. Dhyana
3/9/2011 - 8/8/2013
 Pero tranquilos, no se ha ido para siempre. Gracias por leerme. Valmar Cerenor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...