viernes, 14 de septiembre de 2012

Las mujeres en la Ronda

Ya en su día hablé a vuestras mercedes acerca de los ronderos y sus familias, donde hacía mención de que nada les impedía tomar mujer o engendrar hijos. Mas claro, hasta ahora (con una excepción) se ha dicho que tan solo los hombres pueden entrar a formar parte de la Ronda, ¿es aquesto cierto? Bueno, sepan que la respuesta es: depende.


De querer ceñirnos al tiempo que de alguna forma Ablaneda representa, una mujer que, llevada por el Diablo y sus pasiones femeninas, cometiese un crimen digno de la pena de muerte probablemente la recibiría sin más o iría a pasar el resto de su vida como monja de clausura en el buen convento de Castro de la Reina.

¿Podría esto no ser así? Bueno, hagan memoria vuestras mercedes de cuántas veces les ha repetido aqueste humilde escriba que Ablaneda no pertenece al conde sino a aquellos que la juegan y que, por tanto, si ustedes así lo desean sería posible que hubiese mujeres en la Ronda. Ahora bien, el que posee responsabilidad para tomar la decisión, así también debe tenerla para afrontar las consecuencias. Conozcamos algunas de ellas.

De poder ingresar las mujeres en la deshonrosa organización de la Ronda, ¿qué función desempeñarían? ¿Tan solo se dedicarían a labores de mantenimiento y logística o saldrían a rondar a la manera de sus pares masculinos? De ser así, probablemente la escasa autoridad de la Ronda se vería aun más medrada. Es el tiempo que les ha tocado vivir: a ningún Ablanedense le gusta que le mande una mujer (y que lo sepan sus vecinos). Viendo esto sería insólito que una de ellas ocupase un cargo de oficial, mas cosas más extrañas pueden verse en esta tierra de maravillas.

Y si la Ronda acepta mujeres, ¿qué ocurre en sus cuarteles? Probablemente tendrían allí lugares separados. ¿Pero también las ronderas tendrían que rondar por ellas mismas o solo dirigidas por un sargento varón? ¿Qué opinarían los superiores de un romance entre compañeros de patrulla?

Aunque por otro lado puede que haya mujeres en la Ronda sin que esta realmente las acepte. Miren el caso de Tegridia la Cosebién, bruja de la que se habla en Hechiceros de Ablaneda, que de alguna forma convenció al Capitán de que la permitiera quedarse en la Ronda, prefiriéndolo a la horca y sobre todo el convento. Puede que una mujer pueda ingresar con el pelo cortado y vestimentas de hombre, lo que sin duda le traería muchos quebraderos de cabeza a no ser que obteniese atributos masculinos de mano de un oricuerno en la noche de San Juan...

Gracias por leerme. Valmar Cerenor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...