sábado, 15 de marzo de 2014

Sukero City (5)

¡Actual play a tres bandas! ¡Actual play a tres bandas!

Ram
A nuestra angelita la dejamos a punto de vérselas con una chica mayor que estaba haciéndole vudú a una chica de su clase. La cosa se saldó con múltiples intentos de apuñalamiento con agujas, pero afortunadamente el poder de Ram es un escudo telepático y normalmente todo iba bien. Digo normalmente porque no puede controlar el alcance del escudo y tiene que desactivarlo para que pueda pasar gente, de modo que, cuando intentaba levantarlo para proteger a su amiga PNJ, la psicópata de las agujas se colaba rápidamente, haciendo inútil el escudo. Una risión, en cierto momento llegó a coger a Ram y ponerle una aguja en el pescuezo. Pero al final consiguieron librarse de ella y dejarla atrás mientras corrían con su botín: una muñeca, una foto de Judy (la compi) y un mechón de pelo rubio.

En el metro se encontraron con medusas azules brillantes flotantes porque era su hora punta, pero entraron en otro vagón y no les hicieron nada.

Al día siguiente no había clas. Ram sacó conversación tangencial para recuperar PV y después decidió ir de compras con Aby, la PNJ con la que vive (¿quién no tiene un ángel en forma humana durmiendo en su armario?) y acabaron en una librería. Para que la cosa no decayera decidí tirar en la tabla de encuentros en la ciudad y este fue el resultado:


Así que de pronto la librería fue atacada por dos tipos de esta guisa, con las letras A y C (I had seen this situation in my fever dreams). Mientras uno amenazaba al dependiente, el otro vigilaba a los clientes en el piso de arriba. Lejos de quedarse quita, Ram empujó a C escaleras abajo, pero A, al verlo, le disparó y las balas pudieron atravesar su campo de fuerza. Algunas citas mías de lo que pasó después:

Cuando las balas te dan, se meten en tu cuerpo, pero no abren heridas ni te duele. Te sientes extrañamente feliz.
¿Te apetece algo de té? ¿Y galletas? Claro que te apetecen. ¿Por qué no le preguntas a los señores de morado si tienen galletas?
Oye, ¿por qué lanzarles libros pudiendo leerlos? Es lo que se te viene a la cabeza. Todo eso de lanzar cosas es muy violento.
Pero seguro que en el fondo son majos, ¿has probado a hablar con ellos sobre unicornios?

Y la cosa quedó en cliffhanger. 

Takeshi
A Takeshi le han pasado muchas más cosas desde la última vez que supimos de él. Le han pasado muchas cosas: fue a negociar con la jefa de los Hu para recuperar el microchip, le lanzó ropa interior usada, ella le lanzó cuchillos en respuesta y entonces empezaron a flirtear. Entonces escapó de Little China llevándose el microchip para venderlo (en palabras de su experto en informática: ¡¿De dónde has sacado esto?! ¡Si es lo que pienso, podrías comprarte un rascacielos para ti solo!), produciendo de paso una guerra abierta entre las tríadas de Sukero, especialmente los Wei y los Fang. Volvió a su barrio en un coche robado, escondió el microchip en un Twinkie y fue a casa a recoger a su hermano pequeño Miki mientras sus compadres tanteaban posibles compradores.

No obstante, cuando llegó a casa acompañado de su compadre Bate (lo llaman así porque da hostias tan fuertes que él es el bate), se encontraron con Qing-lu, mano derecha del Sr. Wei, esperándolos con una oferta para Takeshi: si por mí fuera, te mataría ahora mismo, pero el señor Wei es generoso y me ha pedido que te ofrezca esto: entrega inmediatamente el microchip y a ti mismo. Serás ejecutado de forma honrosa y devolveremos el cuerpo a tus familiares. Si te niegas, tengo orden de capturarte y entregarte a los Fang. Ese monstruo, Angeliga Fang, te hará pasar por un infierno antes de echar tu cuerpo a los perros mientras nosotros pasamos a cuchillo a tus familiares, amigos y cualquiera que pueda tener el más mínimo interés en recordarte.

Obviamente, cuando Takeshi oyó a su hermano pedir ayuda en la habitación de al lado, escogió la segunda opción y corrió a salvarlo. Qing-lu estaba solo, decía que no necesitaba más. Luchó a espada contra Takeshi y Bate en la que, creo, ha sido la pelea más larga de Sukero City hasta la fecha. Bate no daba una excepto cuando consiguió agarrar al tipo. Qing-lu no dejaba de hacer estragos en Takeshi con su espada y este respondía arrojándole mobiliario. Al final Qing-lu murió cuando Takeshi le tiró encima una cama y lo dejó con -19PV, es el primer PNJ que muere a manos de un PJ en el juego. ¡Primera sangre!

Claro que la cosa quedó fastidiada para Takeshi: abusó demasiado de su fuerza y se partió el brazo que le quedaba, va a tener que abrirse camino a patadas. Además, como quedó con menos de 0PV, recibió una secuela al azar (no murió porque tenía PLOT ARMOR): dependencia de alguna sustancia, que probablemente serán analgésicos.

Valerie y Kawasaki
Dos chavales normales. Valerie es una detective adolescente con un bigote postizo que le permite adoptar la apariencia de otras personas y Walter José Kawasaki es un ¿mutante? ¿alien? ¿¿?? con memoria fotográfica y que tiene que reventar farmacias para evitar que se le vaya totalmente la cabeza.

De momento solo hemos jugado una sesión en la que ambos empezaron en un callejón oscuro: Valerie estaba buscando cadáveres para investigar y Kawasaki la vigilaba de lejos. Una chica saltó de una de las ventanas a un lado del callejón y empezó a correr hacia ellos hasta que una furgoneta bloqueó el otro extremo del callejón y unos tipos con pasamontañas la abatieron con armas automáticas. Sus últimas palabras fueron "avisad a Baba Yaga".

Las cosas entonces se aceleraron un poco. Valerie se puso el bigote para pasar desapercibida, pero WJ estaba muy enfadado porque habían matado a la chica que, en su imaginación trastocada, estaba perdida por él, así que se lanzó contra cuatro tipos armados con uzis. Resultado: 0PV y la secuela de que, ahora, los pasamontañas y máscaras similares le producen episodios psicóticos.

Todo va bien en la Ciudad de Azúcar. Gracias por leerme. Valmar Cerenor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...