miércoles, 9 de noviembre de 2016

Aprendiendo de la literatura: El horror de las alturas

¡Saludos muníficos lectores! The Horror of the Heights es una historia corta publicada en 1913 por sir Arthur Conan Doyle, y, dado que hoy vamos a hablar de ella, aviso de spoilers a lo largo de toda la entrada. Si no habéis leído la historia y os gustaría hacerlo, aquí hay una traducción en castellano. Espero hasta que la leáis y empiezo en el siguiente párrafo.

Excelente, comencemos. La historia en esencia trata de un aviador, Joyce-Armstrong, que se decide a averiguar por qué han muerto algunos de sus colegas que intentaban sobrepasar el récord de los 30.000 pies de altura, y lo que descubre al llegar a 40.000 es only war todo un ecosistema de selvas en el cielo habitadas por criaturas como medusas o serpientes voladoras, o terribles depredadores amorfos que son los que acaban de él en su segundo viaje, dejando solo su diario y su avión estrellado para narrar su historia.

Por supuesto estas selvas de las capas más altas de la atmósfera (¡tanto que Joyce-Armostrong casi se ve golpeado por meteoritos!) han sido una fuerte inspiración para mí a la hora de hacer Criaturas del Vacío Celeste. Y, de hecho, hago referencia directa con una criatura llamada, por supuesto, Horror de las alturas, basada no solo en este relato, sino también en cosas como el monstruo de Crawfordsville, que hasta tiene ya estadísticas para 3.5 como un limo volador.

Pero por supuesto, dada su época y temática, también es una gran inspiración para aventuras más pulp o incluso Cthulhescas. Una expedición a las selvas flotantes de la alta atmósfera sería lo contrario a un viaje al centro de la tierra, pero a la vez tan parecido... Hasta podría ser otra implicación de la teoría de la Tierra Hueca si nuestra tierra está dentro de otra y las selvas flotantes se forman alrededor de la corteza interior.

Pero es que el propio relato ya está casi presentado como el inicio de un módulo de Cthulhu: vuestro tío lejano ha desaparecido y solo han hallado un diario con anotaciones misteriosas y su avión estrellado. ¡Y resulta que uno o más de vosotros es piloto! ¡¿Qué podría salir mal?! ¿Horribles cultistas que conocen el secreto místico de las selvas voladoras y ya están ahí tratando de hacerse con él? ¿Científicos nazis analizando a las criaturas para replicar sus increíbles capacidades? ¿Un Joyce-Armstrong medio loco armado con su escopeta? ¿Criaturas aún peores y más grandes que los depredadores amorfos? ¿Dinosaurios supervivientes que se ocultaron en el cielo? ¿Templos ocultos de civilizaciones antiguas que perfeccionaron el vuelo antes del siglo XIX? ¿Criaturas tentaculares llegadas a nuestro mundo en los meteoritos que bombardean constantemente las junglas? Pfff, seguro que no.

Gracias por leerme. Valmar Cerenor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...