miércoles, 29 de julio de 2015

Sukero City Actual Play (9)

Han pasado dos meses y medio otra vez desde el último actual play de Sukero City así que vamos a recapitular.

Ahí va un recordatorio de los personajes tal como los dejamos la última vez:
  • Aoi Kurosawa. Ninja urbana / mindrunner. Tiene ocho hermanas y una madre rusa. Trabaja para el clan Takenaka. Miembro del Club de tecnología aplicada a la lucha contra el crimen (CTALC?).
  • Catherine Yamada. También conocida como Ame Miracle, chica mágica / imán de rarezas. Quiere ser ingeniera y librarse del paraguas mágico que la obliga a ser chica mágica. También miembro del Club de tecnología aplicada a la lucha contra el crimen (CTALC?).
  • Boos Yahveh. Mindrunner / feral. Sí, es una chica gato. Se crió en la calle, pero la recogieron en la academia Gardenview por sus poderes y es nueva. Le gusta tocar el violín para asustar a la gente.
  • Lidiya. 100% chica mágica (de elemento láser). Es miembro del comité de bienvenida de Gardenview. Algún día le gustaría crear un deporte donde tocas el acordeón antes de lanzarlo muy lejos.
  • Satoshi Richards. También conocido como Ultrafighter. Chico mágico / Artista marcial. No sabe qué hacer con su vida y nadie tiene muy claro qué estudia en la universidad. Ser justiciero no parece mala idea, especialmente porque el fantasma de su abuelo no lo deja tranquilo al respecto. Exmiembro del Club de tecnología aplicada a la lucha contra el crimen (CTALC?). Aunque todavía se pasa por ahí a ayudar cuando no tiene nada importante que hacer.
En la última entrega, Catherine, Satoshi y Aoi consiguieron reunirse para entrar en el cementerio metropolitano de Sukero y conseguir flores que crecen en la boca del cadáver de una persona justa muerta por causas injustas.

En el proceso fueron asaltados por una banda de anubianos que no parecían nada contentos de ver a gente colándose en el cementerio de noche. Durante la refriega, Aoi acabó muerta sin redención cuando uno de los anubianos le pasó su kopesh de parte a parte. Pero acabó zanjándose rápido cuando Ultra Fighter usó su ataque final contra ellos, convirtiénolos también en cadáveres llenos de justicia. Dado que solo estaban vigilando el cementerio, las flores de los justos surgieron de sus hocicos, así que las recogieron y se fueron con el cadáver de Aoi.

Después tuvieron que mentir a la policía diciéndoles que solo habían ido al cementerio para enrollarse y unos misteriosos asaltantes habían acabado con Aoi. Dado lo raro que era el caso (los cadáveres de los anubianos ni siquiera seguían ahí), la policía decidió creerlos y a otra cosa.

Pero la muerte de Aoi había sido un palo importante para Catherine, que ahora estaba mucho más preocupada por la perspectiva de que ella o Valerie (su amiga detective con la que le gusta quemar cosas) pudieran tener el mismo destino, además de sentirse bastante culpable por lo que había pasado. Así que, tras hablarlo con ella, decidieron ponerse a entrenar para ser menos matables y cerrar el club de tecnología para abrir uno nuevo en el que probablemente se dedicarán a ayudar a la gente y resolver casos extraños. Todavía ni siquiera tiene nombre, pero algo saldrá.

Además, debido al testimonio que dieron sobre el asunto de Aoi, a Satoshi le han prohibido volver a entrar a la Academia Gardenview por orden de la subdirectora Marianne Lang, especialmente si es para acercarse a cualquiera de las chicas.

Sin embargo no es en esas chicas en las que piensa Satoshi. Después de husmear por las redes sociales de Agape Spiros, la chica que le gustaba un poco en el instituto y con la que ahora quiere conseguir algo, se ha dado cuenta de que está enchochada con un tal Hideo. De hecho, la mitad de la facultad de la chica está enchochada con él, tienen grupos dedicados solo a hablar de lo guapo que es o de lo mucho que les gustaría secuestrarlo y el chaval parece legítimamente contrariado por todo esto.

De modo que Satoshi decide ir a verlo. Después de dejar claro que no está intentando ligar con él y de salvarlo de una chica enfurecida más grande que los dos juntos, Hideo confiesa a Satoshi que todo es la obra de una bruja que quería ayudarlo y acabó jodiéndole la vida. Satoshi le responde que no se preocupe, que conoce personalmente a Ultrafighter (Hideo no tiene ni idea de quién es) y que les podrá ayudar. De modo que naturalmente Hideo dedujo que Satoshi era Ultrafighter y se quedó igual en buena medida. Aparte de muy agradecido porque vaya a ayudarle también.

Hablando de ayudar. Una de las primeras buenas obras del nonato club de Catherine va a ser ayudar al fantasma que parece recidir en su uniforme, Natsuki, a encontrar paz o, al menos, estar en un sitio mejor que su uniforme. La pobre chica tiene amnesia, pero han conseguido deducir que pertenecía a la congregación del Papa Dinosaurio, una rama del catolicismo que cree que la tierra tiene solo unos milenios y buena parte de los personajes de la biblia son dinosaurios.

Aunque van a tener que dejar la ayuda de lado por unas horas (por lo menos) porque ya es la tarde del viernes y es el momento del acontecimiento más feliz de la campaña hasta la fecha: el entierro de una chica de quince años.

Ya habrá tiempo el lunes de ver qué se cuece en la congregación dinosauril o de rebuscar en aquelarres.

Ah, pero no se me puede olvidar la línea secundaria de Lidiya y Boos. Lidiya continúa llevando su acordeón a todas partes y ha estado practicando español por el método de Guerrero Libre, el profesor de educación física y tutor de las clases extraescolares de español: hacer diezmil flexiones mientras repites frases básicas en el idioma. Va a tener un montón de agujetas.


Volviendo a casa además se topó con un demonio que la retó a un duelo de música con un alma como premio, después de dejar claro que no era un violador. Habrá que ver si Lidiya finalmente se decide a llamarlo para batirse en el campo de Apolo.

Por otra parte Boos siguió el rastro de los caballos que asaltaron la cafetería. Solo su líder había sobrevivido y pudo seguir sus huellas de sangre hasta una casa en las afueras. Adoptó su forma gatuna dejando sus ropas bien escondidas y, al internarse, descubrió que el caballo había secuestrado al matrimonio que vivía en la casa y los estaba obligando a servirles.

El caballo estuvo a punto de hacer daño a uno de ellos, así que Boos saltó sobre él, lo dejó tuerto y después escapó. Aunque el caballo no tenía pinta de querer abandonar la casa, así que lo siguió esperando en el jardín.

Hasta que oyó un gran sonido de motos que resultó ser la banda de los Equiters, aquella banda que consideraba una buena idea modificar su cuerpo todo lo posible para parecer lo más posible un cruce entre humano y caballo. Y la casa se llenó de ellos. Boos intentó hacerlo salir controlando una de sus motos inteligentes (a las que la banda programaba para actuar hasta cierto punto como caballos y tener una ligera mente colmena) para que derribara la puerta de la casa.

Los pandilleros la buscaron por todos lados, pero al no encontrarla (estaba en el tejado) decidieron que era mejor largarse cuanto antes y echar la casa a arder para eliminar pruebas.

Boos escapó del incendio sin mucho problema, pero dejó atrás al matrimonio. A lo mejor se lo merecían, él era tonto del bote y ella era un alien peligroso que se hacía pasar por su esposa a pesar de que nunca había estado casado.

Y aparte de todo lo que posiblemente estoy olvidando, eso ha sido lo que ha pasado hasta la fecha.

Gracias por leerme. Valmar Cerenor!
PD: recordad que hablamos periódicamente de cómo avanza Sukero City en el blog de Monifate, dadle al enlace.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...