martes, 1 de marzo de 2016

Informagia

En el mundo de Mötor Mäiden, cuando alguien dice "magia" todo el mundo piensa primero en lo mismo: magia aplicada a las artes marciales. Bolas de fuego, espadas mágicas, patadas voladoras a diez metros de altura, rayos láser, etc. La idea más extendida es que la magia consiste en técnicas de combate y los magos son gente curtida que entrena meditando bajo cataratas o en otros sitios apropiadamente dramáticos. Esto no quiere decir que todos los soldados y guerreros sean magos, pero la mayoría de magos son guerreros y soldados.

Pero por supuesto hay lugar para el mago con sus stúnicas, sus barbas, sus sígilos, sus telescopios apuntando al cielo, sus tarros llenos de cosas raras y todo eso. Es solo que son una minoría marinada. Tanto que su práctica tiene un nombre específico: informagia. Y ellos son informagos.

El nombre no es baladí. Estos magos no son realmente protocientíficos como esperaríamos en un mundo medieval (al menos no en la Coesfera, donde tienen químicos, ingenieros y esas cosas) sino que su práctica se centra sobre todo en cómo usar magia para reunir, almacenar, tratar y transmitir información. Es la gente a la que pagas para crear una base de datos basada en cristales o para mandar un mensaje al quinto pino.

Y ya está, eso hacen, llevar cuentas y todo eso. Todo muy noble. ... Vale, no, ahora en serio, la mayoría de ellos también se dedican a las artes marciales o al espionaje y la guerra de la información. Crean infecciones meméticas, emplean telepatía y telequinesis, engañan con sugestión y mesmerismo, crean simulaciones de combate extremadamente precisas (aunque lo hagan con el tarot), hackean a los videntes del contrario para que predigan a su favor y, por supuesto, son vitales para manejar armas de destrucción masiva que NADIE tiene.

Pero por desgracia estas prácticas no están extendidas y no es fácil encontrar a alguien que te enseñe. Al menos comparado con dar patadas de fuego, que es una opción mucho más popular por algún motivo. En la Coesfera solo hay dos sitios con una actividad significativa en lo que se refiere a informagia: Yrm y la República de Loroph. Y se llevan a matar.

Yrm es una ciudad-estado que forma parte de del estado federal de Kernläder y los informagos siempre han gozado de un fuero especial aquí, especialmente cuando también se dedicaban a la alquimia. Es uno de los pocos sitios con algo que se parece a una universidad moderna y, sin embargo, son terriblemente tradicionalistas. Aquí es donde gustan de túnicas, barbas y dar aparienia de ser una mística escuela de magia. Tienen gran cantidad de rangos (la mitad de los cuales no son conocidos por el gran público), los estudios son largos y teóricos, el uniforme es obligatorio e inspiran un gran sentido de pertenencia. Y las autoridades no podrían estar más contentas de esta imagen de excelencia que quieren demostrar, ya que la economía local se sostiene por ser una meca del saber y alojar a los estudiantes.

Por otro lado la economía de Loroph depende de la innovación tecnológica. Son uno de los sitios que más se podrían considerar de ciencia ficción de Insuranda. Todo el mundo más o menos civilizado tiene rascacielos en las grandes ciudades, pero en Loroph se toman como algo personal tener los mejrores y los más altos. Sus avances en informagia les permiten incluso tontear con robótica basada en gólems y un incipiente programa espacial, entre otras cosas. Sus informagos aprenden en escuelas superiores de las que intentan salir lo antes posible para meterse en empresas punteras y básicamente aprenden a trabajar.

Así, un informago de Yrm recurrirá a técnicas bien conocidas, con ataques y contraataques estudiados como uno se estudia las jugadas y posiciones del ajedrez. Uno de Loroph irá deseando probar su nuevo conjuro que hace que solo pieneses en gatitos. Y lo que tenga que salir mal, saldrá.

Pero esas no son las únicas opciones. Algunos afortunados consiguen aprender algunas de las técnicas básicas de los elfos mentales en su monasterio n-dimensional. O se convierten en aprendices de informagos independientes como los de la misteriosa Academia Láser. O aprenden de bestias psíquicas ocultas en lugares lejanos. O experimentan con drogas hasta que su percepción aumenta tanto que les sale solo o mueren en el intento.

Vamos, que los informagos molan. ¿Por qué arrear a alguien si puedes robarles todos sus recuerdos

Gracias por leerme. Valmar Cerenor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...