miércoles, 19 de diciembre de 2012

¿Cómo se llega hasta Atomarporculopia? - 1

  1. Por unas colinas donde el viento sopla tan fuerte que puede arrastrar a un hombre y giran sin cesar los molinos ciclópeos del Antiguo Imperio.
  2. Caminando por kilómetros de costa habitados por criaturas que buscan incesantemente comida con sus tentáculos.
  3. Cruzando una selva de árboles tan gruesos que es imposible caminar por el suelo y se tienden puentes de madera entre ellos.
  4. Buscando el camino por montes con hondanadas laberínticas donde aún quedan ermitas del Antiguo Imperio.
  5. Por unas praderas donde jamás deja de llover y solo los más duchos saben cruzar sus caudalosos ríos.
  6. Por las llanuras de los naufragios, llena de barcos voladores del Antiguo Imperio.
  7. Entontrando el camino a través de un bosque donde no llega la luz del sol y los elfos salvajes cazan cabezas.
  8. Atravesando un pantano donde sus habitantes mutados se enfrentan a los no-muertos del Antiguo Imperio.
  9. Atravesando barrancos helados donde cazan los lobos.
  10. Por entre las rocas erosionadas del desierto, donde todo tipo de criaturas tienen sus guaridas.
  11. Remontando el ancho río, donde acechan piratas, tortugas gigantes y fantasmas.
  12. Llegando hasta el otro lado de una pradera desierta, donde los muertos se alzan por las noches para repetir una batalla olvidada.
  13. Por los dominios boscosos del rey ciervo, que tanto ama las visitas que jamás las deja marchar.
  14. Arrastrándote por las grandes cloacas del Antiguo Imperio, ahora dejada a merced de los monstruos.
  15. A través de las ruinas de una ciudad excavada bajo la montaña y allí olvidada en la oscuridad.
  16. Cruzando la llanura de las estatuas de cuyos ojos no dejan de manar lágrimas negras. Sigue la antigua calzada y no te acerques a ellas.
  17. Cruzando un paso de montaña por el que dos facciones luchan incesantemente.
  18. Rodeando las colinas oscuras, malditas por la influencia del templo a los dioses del mal.
  19. Bordeando una meseta de roca azul con paredes casi inescalables y sin nada interesante en la cima, por supuesto.
  20. A través de los túneles de un enorme glaciar que antaño sirvió de fortaleza a enanos blancos. Claro que ahora el mundo es más cálido que entonces...
  21. Cruzando un bosque que nunca deja de arder.
  22. Atravesando un desierto de sal donde el agua es veneno y no hay lugar donde ocultarse del sol.
  23. Por un desierto rocoso cubierto de enormes estructuras contruidas en días antiguos.
  24. Por unas colinas cubiertas por montones de chatarra que el Antiguo Imperio dejaba allí. Ahora es el dominio de un mago chatarrero.
  25. Por un bosque de clima errático donde las ilusiones intentan guiar a los viajeros.
  26. Navegando a través de un mar de ácido.
  27. Por el camino que cruza las colinas de los mutantes esclavistas, cubiertas de trampas para los incautos.
  28. Navegando por el mar de los fantasmas, lleno de ciudades sumergidas.
  29. Por las marismas de los elfos ciegos. Cuidado con su vudú.
  30. Siguiendo el camino que cruza el bosque tenebroso. A los árboles no les gusta que la gente se desvíe de él.
  31. Atravesando los salones subterráneos de un templo al dios de la tierra del Viejo Imperio.
  32. Caminando bajo la sombra de una montaña solitaria donde un gran mal aguarda.
  33. Cruzando el cadáver fosilizado de uno de los gigantes que ayudaron a construir el mundo.
  34. Por un valle cubierto de niebla donde solo los obeliscos cubiertos de marcas del Antiguo Imperio sirven para orientarse.
  35. Por las tierras del hielo crujiente, donde siempre hay que andar con cuidado y los elfos fríos cazan con sus pies ingrávidos.
  36. Cruzando un abismo insalvable si no es por un enorme puente de piedra construido en los Días Antiguos. Lleva una hora llegar hasta el otro lado.
  37. Desierto de roca cubierto de extrañas formaciones de cristal que atrapan la luz del sol y la emiten de noche.
  38. Yendo por tierras abandonadas donde todos sus habitantes se convirtieron en estatuas. Igual que todo el que las cruza...
  39. Por la tierra del fuego, cubierta de calderas de magma que a veces asciende hasta el nivel del suelo.
  40. Buscando un camino a través del antiguo gran jardín de un dios menor de la vegetación. Ahora extrañas plantas crecen por doquier.
  41. Por las colinas de la locura, inexplicablemente retorcidas por una enorme cantidad de magia residual del Antiguo Imperio.
  42. Por una caverna natural donde antaño se practicaba infame brujería. Ahora las raíces de los árboles mutadas de los árboles estrangulan a los viajeros.
  43. Siguiendo la tortuosa red de canales que el Antiguo Imperio construyó para conectar dos grandes ríos e irrigar las tierras.
  44. Sobrevolando el desierto de las mil cuchillas, donde el viento puede destrozar a un hombre.
  45. Por entre colinas coronadas por torres de inmensa altura, antaño templos del dios del cielo, ahora refugio de los bandidos jinetes de pterodáctilos.
  46. Descendiendo por un río que discurre gran parte del tiempo bajo tierra.
  47. Siguiendo las colinas y alejándote todo lo que puedas de las montañas, desde donde los grifos se lanzan sobre sus presas.
  48. Siguiendo el río hasta alcanzar un vado donde se reúnen las hadas. No olvides que los hombres caimán se camuflan como troncos a la deriva.
  49. Cruzando forestas cubiertas de santuarios de roca, más antiguos que el Antiguo Imperio. Un jabalí gigante y su progenie bípeda lo vigilan desde edades olvidadas.
  50. Más allá de un hermoso valle lleno de vergeles. A las hadas que lo habitan no les gustan los extraños.
Podéis seguir vosotros en los comentarios o esperar a la próxima entrega. Gracias por leerme, Valmar Cerenor!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...