viernes, 30 de septiembre de 2016

Sukero City Actual Play (18)

¿El Rey-Dragón de las Nubes? (Fuente)
Hola de nuevo, amigos, soy yo otra vez, Natsuki, el uniforme escolar parlante y vengo a hablaros de lo que ha pasado en lo que Kha llama "campaña de testeo de Sukero City". Bueno, en realidad, no soy un uniforme, sino el fantasma de una chica muerta que fue a parar a un uniforme que luego fue comprado de segunda mano... Es una larga historia. Pero si queréis seguirla bien, podéis echar un ojo al resumen de lo ocurrido hasta ahora que os hice hace un par de meses.

De hecho, hace meses que Kha no nos dedica un actual play y, por mucho que diga, tengo la sospecha de que se ha olvidado de nosotros y ahora todo su amor es para Criaturas del vacío celeste... Pero no puedo pensar eso, tengo la misión de resumiros nuestras aventuras y va a ser mejor que me dé prisa, porque llevo un poco de retraso...

La última vez que nos vimos era domingo, pero como no pasó nada interesante desde entonces, vamos directamente al lunes que, si recordáis, era cuando nuestros Cath (la chica mágica de lluvia/imán de rarezas/mocosa entrometida) y Satoshi (supersentai y ultra-artista marcial) iban a acudir a una ceremonia de un culto estudiantil conocido como Nueva Lluvia para obtener pistas sobre la identidad de una misteriosa persona llamada Chuuza, que los controla usando un objeto mágico de la lluvia.

No, probablemente no recordáis, así que una rápida explicación: (*coge aire*) un multimillonario llamado Robert Xenos ha robado al Rey-Dragón de las Nubes la perla mágica que usa para controlar el tiempo y la tiene en un museo. El Rey-Dragón ha enviado doce objetos mágicos de la lluvia a la tierra para recuperarla y uno de los portadores es Catherine, pero como quiere librarse de Murakumo, su paraguas mágico, ha accedido a ayudar a otros portadores de la lluvia a manipular a un culto formado alrededor de su alter ego (la chica mágica Ame Miracle) de forma que tengan más posibilidades de recuperar la perla, pero ya hay otro portador de la lluvia, Chuuza, usándolos en su propio beneficio con otro objeto mágico, y hay que averiguar quién es para, con suerte, reclutarlo y que eche una mano.

Esa explicación ha sido menos rápida de lo que me gustaría...

Junix.
El caso es que ahí se encuentran con Junix, el prometido de Suzume (otra portadora de objetos de la lluvia), a la que echa una mano infiltrándose en el culto de Nueva Lluvia a espiar. Y resulta ser bastante simpático.

"Probablemente os preguntéis cómo es que estoy prometido con Suzume y no soy simplemente su novio. Nosotros hemos sido amigos desde la infancia, pero nunca habíamos hablado abiertamente de nuestros sentimientos hasta que un día empezamos a pelearnos delante de sus amigas, a mí se me puso la mente en blanco por un momento y cuando me vine a dar cuenta, estaba arrodillado y pidiéndole matrimonio. Le dio tanta vergüenza que me arreó una patada y salió corriendo, con tan mala suerte que me rompió una clavícula. Ya en el hospital me dijo que, ya que me había desgraciado, no le quedaba más remedio que aceptar y casarse conmigo".

Pero la hora de las anécdotas vergonzosas sobre gente que no está presente se cortó de golpe cuando tuvieron que entrar a la ceremonia. Era en esencia un montón de gente vestida de azul haciendo cosas con un libro que llaman el Biblon Pluie y una piscina inchable pequeña llena de agua de lluvia. Cath estaba cada vez más impaciente por largarse de ahí.

Las dos personas que presidían eran un chico llamado Norton y Chuuza, a través de un portátil en el que estaba escrito su nombre. Casi se pelean abiertamente en mitad de la ceremonia por una cuestión de diezmos o, como decían ellos, "librarse de las posesiones materiales".

Cuando todo acabó, Cath dedujo que quien quiera que fuera Chuuza probablemente vigilaba el viejo gimnasio en el que tenían lugar las ceremonias desde una antigua torre del reloj del ala vieja de la academia, de modo que Satoshi voló directamente hacia allí con su ultraglider nuevo.

Chuuza.
Al llegar hasta la ventana de la torre, descubrió a una chica que estaba recogiendo papeles, un ordenador y unos prismáticos. Cuando le preguntó que quién era y qué hacía ahí, ella le respondió que es de muy mala educación preguntar el nombre sin darlo antes y que lo que estuviera haciendo no era de su incumbencia, que ella también podía preguntarle qué hacía volando aleatoriamente a una torre e interrumpiendo lo que la gente estaba haciendo.

De modo que Satoshi se limitó a seguirla escaleras abajo donde se encontraron con Cath y Junix. Al final consiguieron convencerla de que no eran violadores ni, por lo visto, de otra banda de portadores de objetos de la lluvia, y que solo querían hablar. Al menos con eso e invitándola a algo en una cafetería cercana, consiguieron que reconociera que en efecto era Chuuza, que su verdadero nombre es Euphemia Mikami y que solo estaba manipulando a los de Nueva Lluvia por dinero. Además aceptó ir a la próxima reunión de la banda de portadores objetos de la lluvia de Catherine, para oír lo que tenían que ofrecerle. Satoshi además le dejó una tarjeta, por si algún día necesitaba ayuda por eso de que está está traicionando los sentimientos religiosos de un montón de gente y demás.

Y así acabó la misión de Chuuza. En el metro de vuelta, Cath y Stoshi fueron secuestrados por terroristas, pero eso es una historia para otro día. Hasta entonces, gracias por leerme a mí y a Kha. Valmar Cerenor!


http://www.monifate.es/search/label/Rolinforme

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...