viernes, 6 de julio de 2018

Planos del caos (6.4): el Plano de los Pantanos de tiempo

Cada uno de los ocho planos del Caos es es la manifestación de un poderoso deseo cósmico capaz de alterar realidades a lo largo del multiverso.

El origen y verdadera naturaleza de estos deseos es desconocido, pero los sabios atribuyen al Plano de los Pantanos de tiempo es la repetición, la infinita replicación de realidades superpuestas de forma cíclica.

Como otros planos del caos, es una enfermedad metafísica, una infección que se apodera de realidades y las modifica lentamente a su imagen. En este caso, el plano tiende a moldear el tiempo a su antojo, atrapando momentos y repitiéndolos una y otra vez de formas sutiles. Al contrario que otros planos, que destruyen por medio de la violencia y la energía desatada, el plano de los Pantanos de tiempo arrasa empleando el hastío. El estancamiento cósmico acaba drenando la capacidad de las realidades donde se asienta. El horror que trae la desecación silenciosa.

Pero irónicamente es de los planos de la mitad inferior de la rueda: es un plano evolutivo, crea nuevas formas de realidad, si bien su poder creativo realmente es nulo, y su única capacidad es recreativa. Por otra parte, los sabios también tienden a alinearlo a la derecha, como un plano inmaterial: su poder no proviene de la sustancia de la realidad que parasita tanto como de su esencia. No tiende a modificar sus componentes tanto como aquello que es percibido, sentido o intuido.

Como todos los planos, suele encontrar cómo explotar los miedos y deseos más íntimos de los seres humanos para convertirlos en peones de su infectación, en este caso, el plano de los Pantanos de tiempo se aprovecha del miedo humano al cambio y lo desconocido, prometiendo un eterno statu quo que se manifiesta de forma horrible.

Suelen servirlo pueblos corrompidos, brujas y nigromantes. Muchos teorizan que los no muertos son en realidad bolsillos de tiempo estancados, generados en connivencia con los poderes de este plano. De la misma forma, es uno de los planos más inclinados a favorecer la hechicería y a individuos que intentan jugar con las leyes de la naturaleza y la entropía.

Temed por tanto al Plano de los Pantanos de tiempo, pues su mal no puede sino ser la perdición de los hombres.

Gracias por leerme. Valmar Cerenor!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Una limosna para la cruzada:

Entradas relacionadas...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...